De Barril

Enrique Larnaudie es, ante todo, un cervecero casero. Su pasión y entusiasmo al hablar de la noble bebida hacen que su barbacoa quede durante una hora en absoluto silencio, con siete personas atentas, escuchando su historia. Amigos, familiares, integrantes del Club de Cerveceros Caseros del Uruguay (CCCUY) y DeBarril pudimos degustar sus elaboraciones que amable y orgullosamente nos convidaba.  Así se dio la entrevista, rodeados de amigos y buenas cervezas.

 

Como presidente del CCCUY se embandera en los principios del mismo y no duda en compartir sus conocimientos (adquiridos en el club), ayudar a quien le pida un consejo sobre cocción, prestar equipos y regalar algún insumo. Degustar cervezas que le traen, invitar a cocinar, viajar y formar parte de este maravilloso mundo.

 

¿Dónde y cuándo probaste tu primer cerveza artesanal?

En el año 2010. Tengo la suerte de tener la foto con mi primera cerveza artesanal en la mano, antes de probarla. Fue en Australia, mi cuñado me llevó a un pub donde servían cerveza hecha por ellos. Ese fue el descubrimiento  exclusivamente de la percepción y sensación. Aunque no me considero un experto todo lo demás en cuanto a conocimiento y  poder comentar e intercambiar percepciones al probar una cerveza, se relaciona con el CCCUY

¿Volviste a Uruguay y cómo siguió tu camino hacia el mundo cervecero?

Volví a Uruguay con la idea de que eso era algo que existía en otros países, que acá no había, hasta que un día leo una nota en internet acerca de un club de cerveceros caseros. Me contacté con ellos a través de la página web y me informaron que un socio iba a cocinar e invitaba a la casa para ver cómo era el proceso. Fui a la cocción, que fue hecha con una conservadora de camping y un tanque de calefón cortado como olla. Me enganché enseguida. Hasta recuerdo la frase que dije porque me salió espontánea: “yo quiero tomar esto”. Busqué más opciones pero en aquella época me di cuenta de que si no la hacías vos no la tomabas. Después me enteré que había alguna marca pero yo no conocía.

Haces cerveza pero no comercializas ¿Por qué?

Básicamente porque para mí esto es un hobby. El comercializar la cerveza trae un montón de responsabilidades y yo me gano la vida en otra cosa. No quiero que se me manche el hobby. Así yo lo hago relajado, cuando quiero, cómo quiero y sin compromiso. Sería diferente si tuviera que cumplir entregas, plazos.

Creo que las mentalidades son muy diferentes cuando vos lo encaras como hobby. Hay algunos comercializadores de cerveza que siguen manteniendo el espíritu de cervecero casero; comercializan pero por otro lado siguen creando recetas, variando en estilos, enseñando, difundiendo, siendo generosos en toda movida y situación. Eso hace una diferencia. Si hago siempre la misma cerveza, sistemáticamente, sin experimentar ni variar, entonces estoy haciendo un proceso reiterativo que pasa a ser rutinario. Odio la rutina, lo maravilloso de este hobby es que me permite creatividad. Lo habitual es que en mi casa encuentres de 4 a 6 estilos de cerveza, siempre diferentes, salvo algún estilo que de los que más me gustan.

«LO MARAVILLOSO DE ESTE HOBBY ES QUE ME PERMITE CREATIVIDAD»

 

 

 

¿Cuáles son los estilos que siempre tenés que tener en un barril?

Siempre tiene que haber un barril de cerveza (Risas). ¿Estilo? la IPA es una de las cervezas que me gusta tener siempre. También una Porter o una Imperial Stout, una cerveza negra fuerte, sobre todo en invierno. El resto siempre es variedad, ir probando. Ahora hice 2 estilos que nunca antes había hecho. En uno me fue bien y en el otro no quedé conforme y tuve que hacer ajustes.

¿Cuántas veces cocinas al año?

Ahora estuve de licencia y cociné hasta el tope de la heladera. Aunque quisiera cocinar más no puedo. En este momento tengo 86 litros (cocino de a 20 litros) de cerveza pronta y ya no tengo más espacio así que me tengo que aguantar. Ahora tengo que tomar para poder hacer más (risas). Se viene mi cumpleaños y quiero tener un stock para poder poner las canillas tranquilo y que la gente pueda tomar variedad. Además parte de este hobby es hacer la cerveza para que la tomen tus amigos, no para cobrarla. El placer cuando te dicen que les gustó, verlos disfrutar. Si eso deja de gustarte y la preocupación pasa por si sacas ganancia o no ahí marchaste porque dejas de disfrutar.

“LA IPA ES UNA DE LAS CERVEZAS QUE ME GUSTA TENER SIEMPRE. TAMBIÉN UNA CERVEZA NEGRA PARA EL INVIERNO”

 

 

 

¿Hay marcas de cerveza artesanal que empezaron incursionando en el Club?

Sí. Hay marcas que hacen muy buenas cervezas, que aprendieron acá en el CCCUY. Fueron o son socios. Por supuesto también hay marcas de cervezas que tienen buena calidad y que no pertenecen del club.

El club brinda una instancia de formación que no se da en ningún otro lado en el país. No hay algo institucional que te genere capacitación en serio en esto. Nosotros no la autogeneramos sino que para capacitarnos traemos gente de Argentina, Paraguay e incluso EE.UU. También viajamos a Argentina a visitar fábricas, participar de charlas, conferencias, congresos. Todos los jueces BJCP que hay en Uruguay, son o han sido socios del Club. Ellos colaboran permanentemente en todo lo que refiere a concursos y capacitaciones.

¿Cómo ves el crecimiento en la región y en comparación con Uruguay?

Hoy día no es tanta la diferencia pero claro, ellos son más grandes. En Brasil y Argentina empezaron antes. Además al tener más mercado crecieron más rápido.

 

¿Qué pensás de ese crecimiento?

Excelente, maravilloso, porque le va a dar acceso a todo el mundo pero de lo que estoy convencido por mí forma de pensar y experiencia de vida es que en donde aparece la plata y el negocio, aparecen los grandes capitales. A estos les importa un comino la cerveza y su calidad. ¿Se vende? ¿Hay público? ¿Deja ganancia? Si es así invierto y ahí entro a competir. Estoy convencido que en poco tiempo van a venir inversiones de grandes capitales. He recibido llamadas de gente que no tiene nada que ver con el mundo de la cerveza, pero ven la oportunidad y quieren ver cómo pueden entrar con sus capitales en este mundo. Les respondo que no es a mí que me tienen que llamar, yo no estoy en la comercialización sin embargo buscan el contacto y plantean inversiones que a mí me superan.

¿Qué se necesita para empezar a hacer cerveza casera?

Tener ganas y 4000 pesos. Cuando yo empecé era todo requeche, prácticamente no puse un peso. Hoy se puede ver gente que hace un solo curso y a los 3 meses tienen un equipo de 7 mil dólares aunque no saben hacer cerveza correctamente. Nosotros les decimos que arranquen con cosas básicas, que prueben, experimenten, que hagan varias veces antes de invertir tanto.

“CUANDO YO EMPECÉ ERA TODO REQUECHE, PRÁCTICAMENTE NO PUSE UN PESO”

 

 

 

¿Qué le decís al nuevo cocinero, al nuevo consumidor?

Al consumidor: si le gusta que tome y si no le gusta que no tome. Es bien fácil, la regla de oro por encima de cualquier evaluación del mejor juez del mundo. La cerveza te tiene que gustar y te tiene que seguir dando ganas de tomarla. Si eso ocurre es porque la cerveza es buena, esa es la primera calificación. El paladar puede ser educado y cuando te empezás a especializar te vas poniendo más exquisito, comenzas a identificar estilos y poder comparar diferentes marcas para así decidir cuáles son tus preferidas. Que prueben diferentes estilos y marcas, solos se irán dando cuenta que cervezas son las que más les gustan.

“HACER BUENA CERVEZA DA LABURO Y REQUIERE MUCHA CAPACITACIÓN”

 

A la gente que se pone a cocinar: hoy en día para tomar cerveza artesanal podes ir al supermercado y comprar. También hay muchas cervecerías en las que podés ir a tomar buenas cervezas. Si te vas a poner a hacer cerveza, tenés que hacer algo bueno y lo tenés que disfrutar. Tiene que ser algo que te entusiasme, te guste y vaya con tu forma de ser. Debes saber que vas a tener que lavar, buscar insumos, tirar cerveza porque te quedo mal.  Saber que vas a tener uno de los placeres más grandes de la vida, si eso es lo que de verdad te gusta hacer.

 

¿Qué es lo más lindo o lo más feo de hacer cerveza?

No es que sea feo. Hacer buena cerveza da laburo, y requiere mucha capacitación. Requiere estar leyendo, estudiando. Las cervezas te permiten ir buscando cosas diferentes, probar. Eso lleva tiempo. Lo más lindo es incursionar en algo nuevo. Compartir tu cerveza con grandes conocedores, presentarla en un concurso y que jueces internacionales te den medalla. Pero sobre todo cuando la compartís con familia y amigos. Las horas que pasas frente a tu equipo, en la cocción detectando cada aroma, cada color, imaginando el resultado, cuidando cada paso. En definitiva todo es lo más lindo.

“EL CLUB HIZOUNEFECTO MULTIPLICADOR, HUBO UN CRECIMIENTO POR CADA SOCIO QUE HIZO CERVEZA Y SE LA DIO DE PROBAR A SUS AMIGOS”

 

 

 

¿Hay en Uruguay definición de cerveza artesanal?

No existe definición oficial, hay diferentes interpretaciones.

Sí podemos decir que hay una diferencia entre la cerveza casera y la artesanal. La cerveza casera es obligatoriamente artesanal pero la cerveza artesanal puede ser totalmente industrializada. Está la mano del cocinero pero si la cerveza es repetitiva y solo se hace un estilo ¿dónde está el arte? ¿Y la creatividad? ¿En esa sola y nada más? La cerveza brinda infinitas posibilidades para jugar. Podes poner cascara de naranja, chip de roble, cacao, ajo, albaca, boñato, zapallo, lo que se te ocurra. Incluso si querés respetar la ley de la pureza alemana usas solo los 4 elementos y con eso también podes sacar muchísimos sabores.

Para mí en la cerveza artesanal o casera tiene que haber un maestro cervecero que esté interviniendo directamente en la receta.  Y por supuesto no utilizar aditivos, estabilizantes, conservantes, ni ningún químico.

¿Qué crees que aportaste al crecimiento o a la movida de la cerveza?

Nada en particular. En lo personal aporté al club una faceta para que todo el mundo entendiera que es un ámbito para divertirse, pasar bien. Junto a socios del club metimos mucho laburo para tratar de generar las cosas que hicimos. Pero esto lo comenzaron otros que marcaron el camino.

El club hizo un efecto multiplicador, hubo un crecimiento por cada socio del club que hizo cerveza y se la dio de probar a sus amigos, un elemento importante en la difusión de la movida.

El club no es un negocio, no ganamos un mango, pero tenemos otro beneficio que es intangible, que son beneficios para el alma, para uno estar feliz y pasar bien.

Fuente: Revista De Barril

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Ingresa el captcha *

limpiar formularioPost comment